FREGOLA SARDA CON ALMEJAS
20 enero, 2019
CUATRO DÍAS EN PRAGA
6 febrero, 2019

Empezaba mi anterior post sobre Praga comentando que los checos en general consumen bastante carne. No abrí ni una sola carta en un restaurante o café donde no apareciera el steak tartar, el pato asado, la suprema de pollo, el vepřo-knedlo-zelo o el asado de cerdo con pasta y col. Al no ser yo precisamente una gran consumidora de carne, opté por otras especialidades checas como las setas salvajes y la sopa Bramboračka.

Antes de salir, leí en un blog de comida checa que cuando llega el otoño es normal ver por el centro y en el metro a muchos checos con cestas a rebosar de setas. En los parques y bosques cercanos van a por ellas y cogen todas las que pueden. Luego, una vez en casa, para que no se estropeen, las secan delante de la chimenea o encima de la calefacción y las guardan en bolsitas. Así cuando quieran utilizarlas ya solo las tienen que hidratar.

Leyendo esto tenía muchas ganas de probar sus setas, y esto me llevó hasta el primero de los sitios que paso a recomendaros.

Café Savoy

Fundado en 1983 se encuentra en un imponente edificio con techos neorrenacentistas en la zona de Malá Strana. Abierto de 8.00 a 22.30 todos los días en la carta vimos desde desayunos, brunchs y hora del té, hasta comidas y cenas. Además tiene una zona de vinoteca muy amplia.

Así que aquí pedí un plato delicioso: Setas salvajes del bosque con patatas asadas y trufa, huevo en camisa y emulsión de mantequilla tostada. ¡Y sabe mil veces mejor de lo que suena! Thomas se tomó antes un Calvados y yo uno de sus varios tés japoneses.

Café Savoy es el lugar que más me gustó de los cinco.

Café Louvre

De un café a otro y muy diferente, quise venir aquí porque se dice que es el mejor chocolate caliente de Praga. No sé decirlo, porque no hice una cata en todos los cientos de locales que lo sirven, pero os aseguro que estaba delicioso, y es sin duda, el mejor que he tomado en mi vida.

El café Louvre abrió en 1902 y fue centro de reunión de algunas celebridades como Franz Kafka y Albert Einstein. Sigue siendo un todo clásico y conserva la sala de billares para echar una partida si te apetece.

Además del chocolate caliente, pedí también uno de sus postres caseros: Apple Strudel caliente, servido con nata y dulce de crema aromatizada con vainilla. Aunque no sea checo, se consume mucho también en Praga.

Café Louvre abre de lunes a viernes de 8.00 a 23.30 y los fines de semana de 9.00 a 23.30

Restaurante Nuance

Situado en la Ciudad Vieja, alejado de turistas, cuenta con un muy buen servicio y una cocina de gran calidad. Aquí empezamos con una panna cotta de queso de cabra, remolacha y aceto balsámico, seguimos con una suprema de pollo y polenta con salsa de pimiento, un plato de tortelli de venado con crema de castañas y vino de Porto. Pusimos punto final con mini postres checos.

Cuenta con dos leones de oro (TopLife Czech) y os recomiendo reservar previamente. Abren todos los días de 11.00 a 23.00

Krcma

Con un nombre bastante difícil de pronunciar se trata de una taberna típicamente checa, donde probablemente lo único que oigas sea hablar ese idioma. Lo descubrimos a través de nuestra guía de Praga y fue todo un acierto: rica cerveza, sopa checa de col, goulash, pollo a la parrilla y postres checos.

Nosotros no reservamos y cuando llegamos solo quedaba una mesa libre, así que tuvimos suerte, pero os recomiendo que lo hagáis. Bastante escondido a pesar de que se encuentra a 300 metros del Reloj Astronómico. Abren todos los días de 11.00 a 23.00

Aquí tenéis su web, solo el menú está traducido al inglés.

Vkolkovne

Siguiendo sus tradiciones con las setas en otoño elaboran la Bramboračka. Se trata de una sopa típicamente checa que nosotros probamos en este sitio y que nos encantó. La presentan dentro de un pan, algo típico que también comimos durante nuestro viaje a Transilvania.

Abren de 11.00 a 0.00 y están en el barrio de Staré Město. Aquí puedes acceder a su página web.

Cerveza Checa

Solo la birra en República Checa merece un único apartado. Para empezar tienen mil tipos y es que no podía ser menos para los mayores consumidores a nivel mundial. Una de las tradicionales es la Prisnel Urquell.

Cuando las tomábamos en algún pub en el centro el coste de medio litro de la rubia era de 45-50 CZK y la negra 55 CZK aproximadamente.

Una de las visitas más realizadas por los turistas es ir a visitar una factoría de cerveza local. Con tan solo meter el nombre en Google te saldrán muchas opciones para tours también en español.

¡Incluso hasta hay un spa dedicado solo a la birra en el centro de Praga!

 

 

Fotos y vídeo: Carlota Fariña

Las fotos y vídeo de este post fueron realizadas con Iphone XS

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿Aceptas el uso de cookies por parte de cuoredipane.com? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar